Bienvenidos

descarga-pdf

bienvenida1

La Comunidad Benedictina del Monasterio de la Encarnación te invita a conocer parte de la vida monástica a través de este sitio web. Aquí te presentamos una síntesis del espíritu benedictino que nos guía en el seguimiento del Señor.

Los Monjes Benedictinos nos sentimos llamados a responder al Señor con un propósito específico y exclusivo. Las columnas en las cuales nos sostenemos son la oración, el estudio y el trabajo, que nos aproximan al verdadero significado de ser cristiano en este modo particular de vida. Para esto, es necesario un ambiente de vida comunitaria, obediencia de unos a otros, estabilidad en el monasterio y apertura a la acogida de los que llaman a la puerta.

bienvenida2La Regla de San Benito es guía y maestra de vida, que está marcada directamente por el Evangelio. Esta regla nos enseña que Dios está en todas partes, pero sobre todo en el Oficio Divino (RB 19,1-2); es por eso que nos sentimos animados a celebrar la liturgia y a orar siempre sin desfallecer, pues Dios escucha las plegarias y alabanzas de sus fieles. Así, la vida comunitaria se ve marcada por un ambiente de oración, dedicado perpetuamente a Dios, especialmente en las Horas Litúrgicas y la Eucaristía, centro de nuestra vida.

bienvenida3Además, la vida aquí se ve grabada por el trabajo manual con el deseo de colaborar con la obra creadora de Dios y el propio sostenimiento de la casa. Los trabajos de los monjes pueden ser variados: artesanías, pintura, jornadas de parcela; como también trabajos domésticos: cocina, lavandería, limpieza de áreas. De este modo nos identificamos como monjes, pues ya leemos en la Regla: “Son verdaderos monjes cuando viven del trabajo de sus manos, como nuestros padres y los Apóstoles” (RB 48,8). Para perseguir lo espiritual, es necesario comenzar por lo material, orientándolo todo por entero a la búsqueda de Dios.

bienvenida4

Por eso, deseamos que compartas con nosotros este sitio web y puedas llenarte de este espíritu cristiano que inspiró a San Benito a vivir la vida monástica a plenitud. Por lo demás, esperamos que nos visites para que este encuentro virtual sea más adelante una verdadera experiencia de Dios.